Cerámica Ctibor, en su tercera y cuarta generación mantiene un crecimiento sostenido desde sus inicios

Cerámica Ctibor, pioneros desde hace más de un siglo

Logo Ctibor

Cerámica Ctibor, fábrica de ladrillos huecos fundada en 1905, es un ejemplo emblemático del traspaso generacional entre las empresas argentinas, llegando hoy a su tercera y cuarta generación con un sostenido crecimiento y liderazgo en el mercado. Hoy es una de las primeras firmas en lograr la certificación INTI en un producto sustentable como Econoblock.

Cerámica Ctibor, en su tercera y cuarta generación mantiene un crecimiento sostenido desde sus inicios

Cerámica Ctibor, en su tercera y cuarta generación mantiene un crecimiento sostenido desde sus inicios

Lograr una trayectoria de más de cien años en el mercado de la construcción argentina es un privilegio al que han accedido sólo un selecto número de empresas. Entre ellas, posiblemente Cerámica Ctibor sea la única en actividad que continúa en manos de la misma familia. Desde 1978 dirige la firma el Ing. Jorge Ctibor, representante de la tercera generación, y participan en el directorio miembros de la cuarta generación.

Desde sus orígenes en 1905, representa una trayectoria ejemplar entre las grandes industrias del país y tuvo un rol fundacional en la construcción de la ciudad de La Plata. El ingeniero checo Francisco Ctibor, que había participado en obras tan importantes como la construcción de la torre Eiffel y el canal de Panamá, llegó al país buscando otros grandes emprendimientos. Fue entonces que se presentó y ganó la licitación de la obra pública para la construcción del canal de desagües pluviales de la naciente ciudad de La Plata. Para abastecer la obra, el ingeniero Ctibor adquirió una fábrica de ladrillos con el objetivo de proveer la construcción del túnel trazado desde la actual calle 66 hasta el Río de La Plata. Así comienza la historia de esta empresa, que además es una de las primeras fábricas de ladrillos a vapor que contaba entonces con el novedoso sistema de Hornos Hoffman que le permitía grandes producciones para esa época. De esta forma lograron suministrar a importantes obras en todo el país como la Catedral de esa ciudad y los docks de Puerto Madero. A lo largo de estos ciento doce años Cerámica Ctibor se ha ido adaptando tecnológicamente para las necesidades de un mercado cada vez más demandante.

Cerámica Ctibor en el Parque Industrial de La Plata

Cerámica Ctibor en el Parque Industrial de La Plata

Continuando con el espíritu emprendedor de su fundador, el Ing. Jorge Ctibor condujo en el año 1995 una de las decisiones más importantes que implicaron la refundación de la firma. Por entonces la planta estaba instalada sobre camino Centenario en el barrio de Ringuelet, una zona que ya no era industrial y con un espacio que no le permitía realizar los cambios tecnológicos necesarios. “En ese momento las opciones eran dos: o se cerraba el negocio para empezar otra actividad o invertíamos en tecnología y reconvertíamos la empresa en un nuevo lugar ya que la planta había quedado encerrada en el casco urbano y no podía expandirse más”, describió el presidente. Fue por ello que se decidió la mudanza al Parque Industrial de La Plata para poder tecnificar los procesos.

La actual planta, totalmente automatizada, está ubicada en el Parque Industrial de La Plata -en Abasto, Av 520 y Ruta 2 Km. 55 – con 26.000 mts2 cubiertos sobre un predio de 5 hectáreas. Cuenta con tecnología europea de última generación que le permite el seguimiento de todo el proceso productivo para mantener estándares de alta calidad, abasteciendo desde La Plata a un mercado que va desde la costa atlántica de Buenos Aires hasta el sur de Santa Fe. Además, recientemente presentó el bloque cerámico Econoblock, desarrollado para economizar energía y mejorar la calidad de vida de los ocupantes de edificios. Este producto es un lanzamiento pionero en el mercado argentino y responde a la Ley 13.059 de Acondicionamiento Térmico de la provincia de Buenos Aires. Más información: www.ceramicactibor.com.ar

Deja un comentario